En las circunstancias tan extraordinarias provocadas por la pandemia del coronavirus los centros pertenecientes a la red mundial de la Misión Laica Francesa han reaccionado muy rápidamente, sabiendo adaptarse y organizarse para garantizar la continuidad educativa de nuestros estudiantes.

Gracias a valores que son el ADN del modelo pedagógico de MLF Monde, y por tanto de nuestro Liceo, podemos continuar con el desarrollo educativo del curso -a distancia- y, lo más importante, sin pérdida alguna de calidad pedagógica. La cohesión, el esfuerzo colectivo y la solidaridad nos permiten seguir ofreciendo una enseñanza de calidad, apoyados en la MLF Monde y en las decisiones necesarias colectivas para demostrar su creatividad educativa, su innovación y sus valores humanistas.

Sin duda, en momentos de crisis es cuando mejor se revelan las fortalezas insospechadas de cada uno, porque es gracias a cada uno de los miembros de esta comunidad educativa global -alumnos, profesores, directivos, padres y madres- que podremos superar la situación y beneficiarnos de un proceso de crecimiento y maduración.

Los centros de la LF Monde siempre ponemos en valor el concepto de “red”, y ahora se comprueba que nunca ha sido tan fuerte, real y esencial. Ante este orgullo de pertenencia a la red mundial de la MLF hemos creado entre todos un nuevo eslogan para recordarnos que detrás de cada ventana, cada balcón, cada vivienda, solo o con sus familias, detrás de las pantallas de su computadora, tableta o teléfono, están los alumnos, profesores, familias y directivos de los centros educativos de la Misión Laica Frances. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies